Beneficios de la Equitación


Beneficios de la Equitación

 

La equitación es un deporte divertido y muy completo, que además contribuye a la formación de valores como la superación personal, y el amor y respeto por los animales.

Montar a caballo es una de las actividades más beneficiosas para el cuerpo y también para la mente. La relación con el caballo hace que esta actividad tan especial pueda hacernos mejorar a todos los niveles.

El montar a caballo nos permite conectar con nuestros caballos/yeguas, es muy beneficioso ya que nos da la oportunidad de formar un binomio con un noble animal como es el caballo. 

Además, es una práctica que puede contribuir a mejorar o superar problemas, físicos, emocionales, psicológicos y, también, neuronales.

Estos majestuosos animales  nos ofrecen la oportunidad de estar unidos con ellos, de trabajar de manera conjunta para conectar y conseguir objetivos y metas entre los dos.

La trasmisión del calor corporal y el movimiento del caballo ejerce una gran influencia positiva en el estado físico y anímico de las personas. El trato con los caballos también desarrolla en el ser humano cualidades socio-integrativas, como la comunicación no verbal, la paciencia y el sentido de responsabilidad.

 

Los beneficios de la actividad ecuestre son muy variados:

1. La equitación favorece la corrección postural. Contribuye al buen desarrollo del sentido del equilibrio, y es que la postura del tronco permite a los jinetes y amazonas mantener la postura erguida y corregirla, en caso de que sea necesario.

2. Ayuda a mantener la forma física y el tono muscular. La práctica de la equitación conlleva la ejercitación de músculos de todas las áreas del cuerpo. Brazos, piernas, abdominales, espalda, glúteos… El ejercicio sobre el caballo permite fortalecer y ejercitar los músculos, además de tonificarlos y moldear el cuerpo. Esta práctica también contribuye a desarrollar la elasticidad corporal. 

3. Aumento de la capacidad respiratoria y fortalecimiento del corazón. Montar a caballo no sólo permite desarrollar el tono muscular, también ayuda a desarrollar la capacidad cardiorrespiratoria y contribuye al control de la respiración. Además, el ejercicio ayuda al fortalecimiento de los músculos del corazón y favorece la circulación sanguínea, fortaleciendo dicho órgano.

4. Desarrollo de la coordinación motriz. No es un secreto que la posición sobre el caballo y el manejo del mismo, permite el desarrollo del equilibrio y, por tanto, de la coordinación de todo el cuerpo y también de la mente, puesto que debemos dirigir al caballo. También ayuda a reforzar nuestros reflejos, puesto que debemos estar atentos a posibles gestos inesperados del mismo y aprender a controlarlo y tranquilizarlo.

5. Contribuye a la concentración. La equitación es un deporte que requiere concentración, lo cual, es también un aspecto positivo y un beneficio de su práctica porque permite el desarrollo de dicha capacidad. Además, permite liberar estrés y la desconexión de los problemas del día a día, realizando una actividad, que también es divertida.
 

6. Mejora de la confianza y autoestima. Todo deporte y actividad física contribuye a la mejora de la confianza y la autoestima. La equitación, además, permite superar miedos y adquirir gran espíritu de superación, puesto que las metas a conseguir pueden ir aumentando progresivamente, lo que a su vez, contribuye a la mejora de la autoestima. Es un deporte, además, que normalmente se realiza en centros especializados con personas que también son aficionadas a este deporte, por lo que contribuye a realizar nuevas amistades y compartir aficiones con otras personas.

7. Disciplina, constancia y paciencia son aspectos que las personas que practican esta actividad desarrollan sin darse cuenta y que son muy beneficiosas, sobre todo para los niños y niñas. La disciplina y la constancia son inherentes al deporte ecuestre, puesto que para ir mejorando en la equitación es necesario tener cierto de grado de disciplina y constancia en el entrenamiento.

8. Desarrollo de valores como responsabilidad y respeto. La equitación es un deporte que se practica junto a otro ser vivo, al que hay que cuidar y respetar. Por lo tanto, las personas que practican este deporte desarrollan valores como amor a la naturaleza y los animales, pero también responsabilidad por mantener al caballo en buenas condiciones, cuidados del mismo. También, se desarrolla la afectividad, el cariño por el animal.

9. Método de rehabilitación y terapia en diferentes ámbitos como la psiquiatría, la psicología y la pedagogía. Además, la práctica de esta actividad de forma y controlada y dirigida puede aportar beneficios a pacientes con autismo, trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, parálisis cerebral, síndrome de down, deficiencia visual, auditiva o de lenguaje, etc…

10. Apto para personas de todas las edades. La equitación es un deporte apto para niños y niñas y también para mayores, que puede realizarse en diferentes modalidades y con diferentes niveles y en todos los momentos del año.