Mai Bhago Kaur


Mai Bhago Kaur nació a fines del siglo XVII en un pueblo llamado Jhabal, en las afueras de Amritsar, en la actual India septentrional. 

Su padre, Malo Shah, entrenó y luchó bajo el sexto Maestro Sikh, Guru Hargobind (1595-1644). 

Mai Bhago recibió entrenamiento en artes marciales. Sin embargo, en sus años más jóvenes, ella no participó en ninguna batalla que sepamos. 

En un momento de la historia Sikh, 40 hombres del ejército del Guru, incluído su esposo Nidhan Singh Patti, se negaron a continuar defendiendo el legado de Guru Gobind Singh frente la opresión mogol, por miedo a morir. 

Se sabe que cuando su marido regresó a casa y le contó a su esposa guerrera lo que había hecho, ella se puso furiosa. Le ordenó a él que se quedara y cuidara de la casa mientras ella misma entraba en la batalla. Mai Bhago quería defender una forma de vida completa que había sido posible durante 240 años. Una vida donde la igualdad, la libertad y la justicia social importaban. 

Mai Bhago tomó su caballo, armado para la pelea. Su esposo, avergonzado de sus acciones, se unió a ella. Se dice que viajaron a las casas de los otros desertores. Mai Bhago les pidió a las esposas que echaran a sus maridos de sus casas si no querían volver a pelear. Algunas de las esposas incluso se pusieron sus propias armaduras, listas para pelear ellas mismas si sus maridos no se unían. Los hombres reconocieron su error y reafirmaron su deber de proteger al Guru.

Después de semanas de batalla, las 16.000 tropas de Mogol estaban agotadas y sedientas. Guru Gobind Singh, con su pequeño grupo de guardaespaldas, había logrado eludir la captura, y las tropas no podían ir mucho más allá. Mai Bhago y los 40 hombres arrepentidos sabían dónde se escondía Guru Gobind Singh. 
Arreglaron el campamento frente a un pozo en una ciudad llamada Khidrana. El pozo era la única fuente de agua reportada en el área, y los 16.000 soldados, muriendo de sed, se dirigían hacia allí. 

Los Mogoles no sabían que el pozo estaba seco y que no había agua. Mai Bhago y sus 40 hombres crearon una trampa. Extendieron su ropa entre los árboles para que pareciera que tenían más personas de las que realmente tenían, e hicieron que las tropas de Mogol lucharan amargamente para llegar al pozo.

Mai Bhago y los Sikh sabían que era una misión suicida. Pero querían distraer a las tropas para que dejen de perseguir a Gurú Gobind Singh, que había tomado posición en una jungla cercana. 

La batalla rugió ferozmente. Según los informes, las artes marciales Sikh exclusivas de la época permitían que un hombre se defendiera con éxito contra docenas, sino cientos, a la vez. Pero aun así, las probabilidades eran contra los Sikhs. Muchos soldados mogoles cayeron durante la batalla, pero todos los Siks fueron asesinados (“Los Cuarenta Liberados”).

Cuando las tropas de Mogol finalmente llegaron al pozo y se dieron cuenta de que estaba seco, se amotinaron. Los líderes mogoles supusieron que el cuerpo de Guru Gobind Singh estaba entre los muertos, pero no esperaron para encontrarlo. En cambio, dieron media vuelta y abandonaron el campo de batalla en busca de otra fuente de agua. 

Mai Bhago fue la única sobreviviente Sikh de la batalla. Ella se convirtió, por orden de Guru Gobind Singh, en su guardaespaldas personal. Su valentía y su fuerza cambiaron la tendencia en uno de los puntos más críticos de la historia Sikh. Este es un episodio único donde el liderazgo crucial de una Mujer Sikh ayudó a salvar al Gurú. Sin la intervención de esta mujer valiente, Mai Bhago, quien sabe cómo se escribiría ahora la historia del Sikh Dharma.

 

Seguinos en: