Guru Gobind Singh


GURU GOBIND SINGH

1666-1708

Hace siglos, la población nativa de India sufrió bajo un régimen fanático y opresor conocido como el Imperio mogol.

Durante el transcurso de dicho Imperio, un movimiento revolucionario espiritual y social comenzó a enseñar libertades humanas básicas, incluida la libertad de las personas para practicar su religión a su elección, la igualdad entre mujeres y hombres, y el derecho a llevar una vida honesta para ellos mismos compartiendo sus ganancias con los menos afortunados.

Este movimiento fue fundado por un gran maestro espiritual llamado Guru Nanak (1469-1539) y continuó con nueve maestros / líderes sucesivos a lo largo de 240 años. Basado en la meditación, la conciencia social y, finalmente, la incorporación de su propia tradición marcial única de "defender, pero no atacar" el movimiento se hizo conocido como Sikh Dharma. (“Sikh” significa Discípulo; Dharma, “Estilo de Vida”).

Durante el tiempo de Guru Gobind Singh (1666-1708), la opresión del Imperio de Mogol alcanzó nuevas y aterradoras profundidades. Sin embargo, en las regiones bajo la protección de Guru Gobind Singh, las personas se sentían libres de practicar su propia religión, ignorar el sistema de castas y trabajar y comerciar libremente entre ellos. 

Fue en el período de la oración, el invierno de 1666, cuando Mata Gujari dió a luz a un hijo. Las noticias se dispersaron rápidamente y hubo gran regocijo entre los seguidores de los divinos Guru Sikhs, ya que todos sabían que este era el niño de quien Guru Har Gobind había profetizado como un gran Santo y guerrero que liberaría a los hombres del reino de la opresión.

Desde muy temprana edad, el niño empezó a parecerse a su abuelo, Har Gobind, en cuyo honor le dieron su nombre. Tan pronto como comenzó a caminar, Gobind Rai (como era llamado entonces y en algunas ocasiones Gobind Das) demostró una extraordinaria fuerza y no mucho tiempo después aparecieron las primeras manifestaciones de su genio militar. En carácter sin embargo, no saldría de la santificada guirnalda de la humildad y compasión y a la vez era valiente y autoseguro.

A la edad de once años, Gobind Rai tenía total conocimiento de los gozos de la vida interior y las crueldades del mundo. La ejecución de su padre, Teg Bahadur, le dejó huérfano. Por largo tiempo fue testigo del temor bajo el cual vivía Su gente. Más, estas circunstancias atrajeron más y más personas al lado del Guru; ya que Gobind Rai se había perfeccionado en artes marciales, instruyó a Sus seguidores. Bajo Su experta guía y Divina Presencia un grupo de granjeros, comerciantes y hombres de trabajo muy pronto se convirtieron en un temible y poderoso ejército.

Los hombres que antes habían visto con impotencia como sus esposas junto a sus hijos eran raptados o conducidos a la esclavitud, que temieron practicar abiertamente sus creencias religiosas, ahora encontraron un lugar entre los más valientes soldados de la historia. Sin embargo, a pesar de la fatiga militar, el bienestar espiritual de Sus seguidores no fue descuidado en forma alguna. Muy temprano en las mañanas y en las tardes se reunía para meditar y para recibir charlas espirituales. Allí el Maestro, frecuentemente, se reunía con sus discípulos y les hablaba del verdadero propósito de la vida, tanto interno como externo.

Cuando Gobind se casó con la hija de un discípulo, se trasladó a Patna, debido al consejo de su tío Kirpal Chand. El joven Guru estuvo muy complacido con los escenarios naturales allí en los Himalayas y pasaría largas horas en soledad a orillas del río Jumma. Fue allí en donde escribió la mayoría de sus versos y tradujo los épicos hindúes.

Guru Gobind Singh también dominó los lenguajes híndi, sánscrito, persa y los caracteres gurumukhi de este tiempo y estudió los distintos textos religiosos y las mitologías.

Allí también continuó el entrenamiento militar y sus fuerzas se incrementaron. Su creciente poder generó temor a varios Rajas hindúes y su abolición de las distinciones de castas les hizo desconfiar en El.

Conmovido por las lamentables condiciones de su tiempo Gobind Rai prometió establecer una comunidad, la cual estaría dedicada a abolir la jerarquía social y las prácticas iconoclásticas, además de pelear por los derechos de nacimiento de todo hombre.

En 1699 en Anandpur, tomó el primer paso en esta dirección. El Guru se puso en frente de una gran multitud y con destello en sus ojos y una blandiente espada en su mano, se puso de pies ante las personas y clamó: "¡Estoy buscando verdaderos discípulos que estén dispuestos a sacrificar sus cabezas por la Suprema Causa!". Hubo un largo silencio lleno de temor y ansiedad, pero entonces un sikh, Daya Ram se adelantó. El Guru le llevó dentro de una tienda y después de unos pocos instantes retornó a la plataforma con su espada manchada de sangre. Nuevamente preguntó a otros, si deseaban ser discípulos suyos; muchos se aterrorizaron y salieron corriendo, pero muy pronto se adelantó otro y otro hasta que de esta manera cinco ofrecieron sus vidas. Cuando nadie más se acercó los cinco discípulos fueron sacados de la tienda. “El no tomó sus vidas pero les dió su propia Luz", y se dirigió a ellos como "Los Cinco Amados”, les dió agua azucarada con sus propias manos, les señaló con el filo de su daga y entonces les proclamó: "Los puros son de Dios y la victoria es para Dios!" Whae Guru Ji Ka Khalsa, Wahe Guru Ji Ki Fateh!  A su vez les pidió que le bautizaran y mostró que el Guru seria el discípulo y el verdadero discípulo el Guru.  En esta ocasión, el Guru cambió su nombre de Gobind Rai a Gobind Singh (“Gobind el León”) e hizo que Sus Cinco Amados hicieran lo mismo.

Así fue como Guru Gobind Singh vivió en un momento y lugar de gran injusticia social, intolerancia e hipocresía religiosa. Él enseñó y abogó por una forma de espiritualidad que no solo nos dio las herramientas para alcanzar las alturas de la conciencia humana, sino que también nos pidió que seamos los ciudadanos más involucrados y evolucionados que podríamos ser en la comunidad de la humanidad. 

Con este fin, es que el décimo Guru creó la hermandad llamada "Khalsa", o " Los Puros", cuyos miembros iniciados se comprometerían a vivir las enseñanzas y el estilo de vida del Gurú al más alto nivel posible. Hombres y mujeres dedicados a vivir en igualdad y paz, pero dispuestos a luchar y dar sus vidas para protegerse a sí mismos y a los demás de la injusticia y la tiranía sirviendo hasta que toda la humanidad alcance la liberación definitiva. 

"Entre mis sikhs, no deberá existir diferencias entre hindúes y musulmanes, tocables e intocables, altos y bajos. Todos deberán ser como una sola familia del hombre bajo la paternidad de Dios".

Durante la vida de Guru Gobind Singh, el Adi Granth compilado por su bisabuelo Guru Arjan se perdió. Guru Gobind Singh estableció su campamento y dictó todo el Adi Granth de memoria. También incluyó en él las canciones de su padre, Guru Teg Bahadur. El resultado fue la creación del Siri Guru Granth Sahib, el Libro Santo que los Sikh apreciamos como el centro de nuestra fe desde ese momento hasta el día de hoy. 

Al final de su vida, en 1708, Guru Gobind Singh le pasó el manto de la Guruship al Siri Guru Granth Sahib. Esto terminó el tiempo de los Gurús físicos y comenzó el reinado del Shabad Guru, como la Luz Espiritual y Guía para la comunidad Sikh. 

 

"Reh man eh bidh jog kamma-o
Oh mi mente, practica yoga de esta manera
Singee saach akapat kanthalaa
Deja que la verdad sea tu cuerpo, la sinceridad tu collar
Dhi-aan bibhoot charaa-o
Y la meditación las cenizas que aplicas a tu cuerpo
Tatee gego aatam bas kar kee
Atrapá tu alma ardiente y detén las llamas
Bhicchhaa naam adhaarang
Deja que el alma sea el cuenco de limosnas
en el cual colectas el dulce Naam y esto será por siempre
el único soporte que precisarás
Baajay param taar tat har ko
El Universo toca su música divina
El sonido de la realidad es estridente, pero allí es donde se encuentra Dios
Upajai raag rasaarang
Cuando escuchas la realidad desde este lugar de conciencia
la dulce esencia del Raag se eleva
Ughatai taan tarang rang
Olas de melodías, emociones se elevan y fluyen a través de ti
Gi-aan geet bandhaanang
Une tu ser con la canción de Dios
Chak chak rehay dayv daanav mun
El Universo gira como el torno de un alfarero
y de él vuelan demonios y ángeles
Chhak chhak bayom bivaanang
El sabio escucha esto y en vez de atraparse en alguno de ellos
él bebe el nectar de los cielos y es llevado a ellos en un carruaje divino
Aatam upadays bhays sanjam ko
Instrúyete y vístete con autocontrol
Medita en el Infinito
Jaap so ajapaa jaapai
Hasta que estés meditando sin meditar
Sadaa rehai kanchan see kaayaa
De esta forma, tu cuerpo
permanecerá siempre dorado
Kaal na kabahoo bayaapai
Y la muerte jamás te alcanzará"

Guru Gobind Singh Sahib Ji

 

Seguinos en: